Mmm...

Mmm...
Importante: Se agradecen los comentarios, correcciones y críticas del lector

miércoles, 27 de marzo de 2013

Ciencias ocultas 1: Economía

"La acción del láser en una molécula de excímero ocurre porque tiene un estado asociativo excitado pero también posee un estado no asociativo. Esto es debido a que los gases nobles como el xenón y el kriptón son muy inertes y no suelen formar compuestos químicos. Sin embargo, en un estado excitado (inducido por una descarga eléctrica, o por choques con haces de electrones de alta energía,lo que produce pulsos de alta energía) pueden formar moléculas temporalmente enlazadas consigo mismas (dímeros) o con átomos de halógenos como el flúor y el cloro (formando complejos excitados). El compuesto excitado puede liberar su exceso de energía, sometiéndose a la emisión espontánea o estimulada, lo que da como resultado una molécula en estado fundamental, en una situación fuertemente repulsiva, que muy rápidamente (en el orden de picosegundos) se disocia de nuevo en dos átomos no enlazados. Esto constituye una inversión de población entre los dos estados." (de la Wikipedia, y sin fórmulas matemáticas)

Más claro que el H2O, no?.


Mientras otros adolescentes soñaban con ser millonarios, tener harenes  (de señoras, o no, bueno, sobre gustos...), ser médico (de señoras!),  astronautas, estrellas del fóbal o de la música, y otras maravillas por el estilo, mi  sueño dorado (no el único confieso) era poder leer la sección de Economía del diario,... y entenderla. Un excéntrico.

Para el común de la gente  un artículo sobre físíca cuántica resulta más críptico que un menú de delikatessen en chino. A mi me pasaba lo mismo con los artículos de economía.
De más está decir que mi sueño no se cumplió.
Por motivos laborales y cosas que alguna vez estudié, puedo entender como funcionan varios tipos de laser, leer sobre físíca cuántica  y relativista, hasta un libro de divulgación sobre cosmología de Stephen Hawking y hacerme una idea, somera, general, al menos, del tema.

Pero cuando de economía se trata, la avalancha de términos técnicos y análisis que presuponen un conocimiento previo específico (como en físíca y cualquier otra ciencia o especialidad), hacen que me sienta como  turco miope en la más densa de las neblinas.

Yo siempre creí que esto era mi handicap personal. Pero, a raíz de la crisis financiera mundial que empezó en 2008, me parece percibir que es algo más bien generalizado, aunque  no muy reconocido. Mucha gente, no especializada, cree que entiende la economia. 

Para vivir en Argentina, me acuerdo que había que ser un economista casero, lidiando permanentemente con devaluaciones, inflaciones galopantes y crisis económicas desde que tengo memoria, mucho antes de la mundialmente famosa de 2001. Me refiero a  cuando aún no existía internet ni la globalización, y parecía que sólo nosotros nos enterábamos. Por si no se acuerdan vean un poco de Tato. Ver link: Tato Bores , que sólo llega hasta el Austral, pero para muestra basta un botón, no?

Ahora parece que esta costumbre se trasmitió al resto del mundo conocido (no sé que pensará  hoy la gente en Corea del Norte, si es que todavía pueden pensar algo, o en Groenlandia).


Estudiar físíca (sea cuántica o clásica) es duro. Hay que leer mucho, razonar, memorizar, resolver problemas, hacer mucha matemática, horas, días, semanas, meses de exprimirse el bocho. 

La ecomomía es un tema complejo donde los haya, no por las matemáticas de almacenero que usa sino porque, entre otras cosas,  al no ser una ciencia exacta, depende también de factores sociales, psicológicos y políticos (ver bolsa de valores por ejemplo).

Hay soluciones del mundo más facilongas: astrológicas, religiosas, chamánicas, homeopáticas, etc, que no requieren un estudio riguroso, sino solo una amable dosis de wishful thinking, expresión inglesa que se refiere a la formación de creencias y la toma de decisiones basada en lo que uno desearía, en lugar de  la evidencia, la racionalidad o la realidad.

Sin embargo, parece que existe una nueva ciencia oculta: la pseudoeconomía internacional.
Historiadores literarios, como Eduardo Galeano, todavia denuncian una especie de economía conspirativista donde la teoría de la dependencia (!) aún contamina cada (pseudo)análisis económico. En vez de profundizar en las raíces y posibles soluciones de la crisis, hay  gente que encuentra rápidamente culpables en el Capitalismo (como si al comunismo le hubiera ido bien en algún caso), El Poder (buuuh), EEUU, el Imperio, EL Mercado, las Multinacionales, el FMI, el Banco Mundial, Merkel, Obama,etc.

Me recuerda aquel capítulo de los Simpson en que, satirizando al grupo Bildenberg, se reunían en secreto el Sr. Burns (el dueño de la central nuclear), Dracula, Dick Cheney y algunos otros monstruos del mundo real e imaginario, para planear alguna maldad planetaria.

Murphy dixit :  "Los problemas complejos, tienen soluciones erróneas sencillas y fáciles de entender".


Los científicos actuales, no literarios sino rigurosos, dicen que el cerebro es un órgano que no ha evolucionado para encontrar la verdad sino para sobrevivir. Por eso, entre otras cosas, nos enganchamos rápidamente con soluciones fáciles que nos tranquilizan y permiten seguir viviendo con menos stress: de ahí el pensamiento mágico, las religiones y las teorías conspirativas que nos dan una explicación del mundo que, aunque pesimista, nos permite delegar toda la responsabilidad en los grandes conspiradores.

Pero aunque usted no lo crea (believe it or not, como decía Ripley), el mundo real va mejorando, en general. Estamos mejor que hace 50 años y muchísimo mejor que hace 300 o 1000 años. No hay necesidad de ser pesimista.
En general.

Claro que en particular, si uno se queda sin trabajo con la crisis y no puede pagar las cuentas, no va a pensar en la mejoría global de la humanidad a través de los siglos. Es más probable que tranquilice su cerebro por medio del pensamiento mágico en alguna de sus formas irresistiblemente seductoras.


Gurús y austeridad.
Qué pasa en Islandia?!
Ni idea
Lo que pasó en Islandia. (en inglés)