Mmm...

Mmm...
Importante: Se agradecen los comentarios, correcciones y críticas del lector

miércoles, 27 de febrero de 2013

La vida en Munich y el milagro alemán

Hace poco me reencontré, virtualmente, (online, a traves de una red social-profesional) ,  con una majísima ex compañera de trabajo de Barcelona, que me preguntó como es la vida en Alemania.

Gute frage!, expresión usada en alemán para expresar algo así como: buena pregunta! y que literalmente significa: buena pregunta!

Puedo decir algo sobre Munich y alrededores en Baviera (la de Ludwig II, el rey loco de Visconti) , que es mi habitat o zona de acción, o inacción, según el ánimo del día.

Estuve en otras ciudades pero sólo como turista o unas horas después de trabajar y no tengo datos sobre lo cotidiano.
En invierno hace frío y nieva. Todo lo que era  verde ahora se ve blanco. Difícil empezar con otra cosa ya que ahora es invierno y esto se percibe todo el tiempo, aunque en realidad se siente sólo en el exterior, ya que los interiores están muy cálidamente climatizados. Es más, el aislamiento térmico es excelente,  a tal punto  que en casa tenemos 21 grados (con 5 o 10 bajo cero afuera), y sin encender la calefaccion (!), gracias a que casualmente caímos en un segundo piso intermedio entre los que necesitan tenerla al máximo.  Mmmm, a veces tendria que  pedirle a los vecinos que la bajen un poquito, que tengo calor (que desconsideracion!).

Anteriormente viví 10 meses alquilando una habitación enorme  en  una casa compartida propiedad de una pareja mayor: Brunhilde y Sigfried... En serio... Muy simpaticos y quizás inconscientes o ya insensibles a reminiscencias wagnerianas.

Los alemanes que conozco en el laburo contradicen el estereotipo gérmanico (prusiano cuadrado robótico eficiente) . En general son simpáticos, charlatanes, pasan muchos momentos riendo, contando anécdotas y chistes.  También laburan concienzudamente.
Siendo Munich la ciudad más cara de Alemania, sus habitantes son muy cuidadosos con los gastos  a tal punto que les cuadran todos los chistes de judíos, escoceses, genoveses, catalanes y otros a quienes se atribuye fama internacional de amarretes.

Sufren del imperativo genéticamente transmitido de ser eficientes. A veces lo consiguen, más en base a persistencia metódica que inteligencia, que es similar al resto de la especie. Esta instrucción implantada en el cerebro teutónico parece caducar al acercarse las 17, hora en que todo aquello que 5 minutos antes tenía  importancia vital para la empresa, el cliente, las normativas técnicas , médicas y legales, el país, Europa, el mundo , el universo y la misma existencia de la humanidad, se desvanecen súbitamente, ya que hay que salir a probar la nueva bici, scooter, moto, novia/o, gimnasio u otros temas cruciales, destino hacia donde se dirigen a toda velocidad estresadísimos en sus superautos que no admiten demoras que excedan unos pocos nanosegundos ante semáforos o ancianos que cruzan trabajosamente la calle.

Hace más de un año que estudio la lengua de Goethe, infructuosamente. A pesar de mi supuesta facilidad para los idiomas (latinos) , el alemán es duro de pelar, no se parece a las lenguas romances y armar una frase simple como "Ayer comí una salchicha con cerveza" o "tengo que subir la escalera" me puede llevar unos 15 minutos (minuto más, minuto menos), con lo cual mi interlocutor ya pasó a otro tema, que seguramente no entenderé, o se fue caminando a Berlín. Todo me llega en diferido: me  cuentan los chistes traducidos al inglés. La comunicación no resulta muy espóntanea, pero hay que reconocer la buena onda. En las reuniones de trabajo donde yo participo hablan en inglés por mí y hasta discuten entre ellos en inglés(!)
Son amables en general, y te dan una mano si pueden.
Hay mucha burocracia, como en todos lados, pero es bastante rápida y eficiente.
Son metódicos y creen ser más eficientes de lo que realmente son. Muchas cosas funcionan mejor que en otros países, aunque a veces uno se encuentra con esos kilombos surrealistas que me recuerdan aquel que una vez dijo: "el milagro alemán fue un verdadero milagro".
La alta tecnología es buena y  confiable, pero a veces complicada sin necesidad, como el idioma cuya gramática retorcida no lo hace mas expresivo ni preciso.

Los nombres de todas las calles terminan en Straße, por ejemplo yo laburo en la Messerschmittstraße 3, o sea en el número 3 de la calle Messerschmitt (como los aviones de la segunda guerra para los memoriosos o aeromodelistas: los cazas ME-109 y el famoso ME-262 el primer avión a reacción del mundo, y también aquel autito que bautizábamos la cucaracha  o el ratón alemán, que parecia el coche de Mickey mouse). Claro, si no está straße al final no saben si es calle o pasaje o avenida, empresa, provincia, etc. Como en  Barcelona, por ejemplo: la calle Valencia, si uno dijera Valencia 33, y no se supiera si es la provincia, la ciudad ( y de que país? ). Bueno, como Corrientes 348, segundo piso ascensor... Será la provincia, calle, avenida, la  corriente elektrika?(??!!)
Por otro lado la lengua, de grámatica imprecisa y caótica , como confiesan sus propios profesores, y la tecnología tienen cosas que hay que asumir por contexto, o sea que son desbolados como nosotros, los no alemanes.
Conduciendo (manejando) autos son bastante ordenados, un poco más que en España, pero van demasiado rápido en la ciudad y a veces tocan la bocina histérica e innecesariamente, impacientes cuando alguien reduce la velocidad infinitesimalmente por debajo del límite. Paradoja? Milagro alemán tal vez? Creansenlón: hay más accidentes de tránsito en Alemania que en España, donde, otra vez, believe it or not, el peatón es más respetado, casi religiosamente: cuando el conductor español empieza a imaginar que quizás el peatón está pensando decidir cruzar la calzada, frena ante la senda peatonal. Los bávaros frenan in extremis. Quizás en el pasado esto era a la inversa y forma parte de un estereotipo ya obsoleto.
En algunos tramos de las autopistas (las famosas Autobahn) no hay límite de velocidad. Te pasan los Lamborghini, Porsche, Ferrari a 300 km/h , o modestamente los Audi, Passat, Mercedes,Volkswagen varios, BMW a 270. Pero ahí son muy respetuosos de la distancia de seguridad, etc. Una vez me llevaron a más de 200 en un Passat , en un viaje de laburo a Nuremberg y Rep.Checa. Cuando expresé con cierto rubor (o palidez) mi falta de experiencia a esa velocidad (que cagazo!), mi compañerito redujo a 185. Puf, Danke, si, gracias, ahora voy más tranki.

La ciudad es bonita, con sus zonas antiguas pintorescas y espacios verdes increíblemente amplios, Gran parte fue reconstruida después de la guerra. Hay pueblitos muy pintorescos y paisajes de postal en los alrededores.
Durante la Oktoberfest , o Festival de Octubre , una especie de Feria de Abril (la de Sevilla) pero bávara, la gente toma hectolitros de cerveza, baila, canta, etc.
Se visten con trajes tipicos, los hombres con pantalones cortos de cuero para admiración de las Frauen (Sras), con tiradores y sombreros que nosotros llamaríamos tiroleses y las damas con el dirndl, típica palabra alemana, (o es bávara?), donde una  vocal solitaria queda rodeada de un montón de consonantes. Si mal no recuerdo , en la escuela me enseñaron que las consonantes con-suenan, de ahí su nombre- porque no tienen sonido propio si no van acompañadas de una vocal. El alemán se pasa este concepto por el germánico traste: las poquísimas vocales quedan a merced de mutitudinarias consonantes que tienen su propio sonido (eso dicen ellos) y a veces en algún dialecto bávaro hasta sucumben totalmente y desaparecen (sin vocales).
Antes de esta disgresión linguística decía que esos días las damas usan el dirndl, un vestido de campesina de fiesta, con generoso escote (la generosidad depende más del contenido que del vestido). Esto no sería muy sorprendente si no fuera porque mucha gente va así vestida al trabajo. De repente un día te encontrás con la ingeniera de Aplicaciones Médicas vestida de Heidi para adultos con superescote y  tacos aguja como accesorio fashion sexy, o con un colega  técnico de service en sensuales (bueno, según la orientacion de c/u) shortcitos de cuero y tiradores.

En la radio y la TV existe el mismo tipo de programas que en todo el mundo, solo que en alemán. Las radios de FM clásicas, rockeras o comercialotas son imposibles de diferenciar de las de otros países salvo cuando hablan los locutores, en el mismo tono serio, jovial o desfachatado standard universal creado en USA años ha.
En TV tienen gran éxito (entre otros) los Simpson, Two and Half men, The Big Bang Theory, capítulos viejos de Seinfield y Friends , pero en doblados en alemán. También hay algunos programas autóctonos, claro y algún Gran Hermano (que nadie asocia con Orwell ni de casualidad, como siempre) o alguna Isla de los sobrevivientes de algo, etc.
Es un poco surrealista no?
Se imaginan una película de guerra norteamericana doblada en alemán?  Los buenos (yankis y aliados) hablan en alemán y los malos alemanes también!!!!!

Bueno, hay mucho más que contar, pero no quiero seguir aburriendo ahora al personal.

Mejor esperemos la llegada de la primavera.





Diccionario de argentinismos