Mmm...

Mmm...
Importante: Se agradecen los comentarios, correcciones y críticas del lector

viernes, 8 de marzo de 2013

De la inexistencia de los lugares verdaderos

Durante mi vida anterior en Buenos Aires me encantaba el cine italiano. Además, como para cualquier porteño, el cocoliche (esa mezcla de dialectos italianos y castellano), las  comidas y tradiciones italianas traídas por tantos inmigrantes, formaban parte, inconscientemenete, de mi acervo cultural.
Uno no se da cuenta de esto hasta que comprueba que expresiones graciosas para nosotros, como Figuretti, las hormiguitis (de Caloi, se acuerdan?), etc, no sólo no tienen gracia para los españoles sino que les resultan totalmente incomprensibles.

En 1990 me fui a vivir a Milán, Italia, donde descubrí sorprendido que todo aquello tan típicamente itálico era prácticamente desconocido o despreciado por los milaneses.
Milán es la capital de la Lombardía, región del Norte, rica e industrializada que recibió en el pasado mucha inmigración de gente pobre del sur de Italia.
Pero los italianos del norte estaban convencidísimos de ser ellos los verdaderos italianos.
En Lombardía surgió la Lega Nord (Liga Norte), un partido político racista que ganó gran popularidad aprovechando el enano xenófobo, intrínseco de la naturaleza humana: para ellos, de Roma para abajo (Sur) ya no era Italia sino Africa del Norte (con el debido respeto por los señores y señoras africanos/as).
Hartos de subvencionar a las regiones más pobres las acusaban  de vivir del cuento y abogaban por la secesión.
Una amable disgresión anécdotica:  el líder de ese partido xenófobo fue  ministro italiano de Relaciones Exteriores (creansenlón) con Berlusconi. Y ahi no termina su carrera, pero esa ya es otra historia.

Volviendo al tema: Los milaneses que conocían a Fellini, a Sordi  o a Ennio Morricone, por ejemplo,  decían : "Ah, si , sono dei terroni, ma bravi" (Ah, sí, son terrones, pero buenos).

Terrone: Término peyorativo referido a la gente del sur, que significa  simplón, mersa, campesino bruto. Se considera un insulto muy ofensivo.

Los milaneses creen haber inventado la milanesa, honor disputado con los austríacos (ocupantes en tiempos de Guillermo Tell, que era suizo, si es que fue algo) y con los alemanes.

Pero demás está decir que la tarantela, Alberto Sordi,  Ornella Mutti, Nino Manfredi, Laura Antonelli, Sofia Loren,  Monica Belluci, Gassman, Mastroiani,  la pizza y los helados son todos inventos terrones. El único valor nacido en el "Nord" era Ugo Tognazzi.

Pero no son "verdaderos" italianos.

Tantos años después me pregunto:- dónde estuve viviendo?

Después me mudé a Barcelona, la capital  de Cataluña, Catalunya. (España?).
Aquí la situación era muy distina: Los verdaderos (y muchas veces odiados, despreciados)  españoles no eran ellos, sino todo el resto (salvo los vascos, que nadie sabe que son).
Poco a poco fui descubriendo que todo lo oficial,  la señalización vial, los libros, el teatro, y la enseñanza pública estaban en catalán, y hasta los precios de los supermercados eran remarcados en catalán y no en castellano.
Empecé a sospechar que había algo raro.
Hacían multas a los negocios que ponían carteles  en la vía pública si no estaban en talanca, e inclusive hubo un proyecto de subvencionar (todo lo catalán está subvencionado por el gobierno catalán) el doblaje, en catalán obviamente, de las películas porno (Esta es de Ripley, no?). Este último proyecto no vio la luz (roja?) probablemente debido a la falta de recursos provocada por la crisis financiera internacional que afectó gravemente al mercado inmobiliario y a la economia en general de España y, casualmente, de Cataluny(ñ)a también.

Los catalanes estan convencidísimos de que Catalunya no está en Espanya. Pueden demostrarlo con datos históricos relativos a batallas perdidas y uniones y separaciones de casas reales no aceptadas por ellos. Bueno, pueden incluso demostrar que Cristóbal Colón era catalán, pero no nos vayamos por las ramas.

Catalunya es una región del Nordeste rica e industrializada que recibió en el pasado mucha inmigración de gente pobre del sur andaluz.
Hartos de subvencionar  a las regiones más pobres, las acusan de vivir del cuento y abogan por la secesión.

Por supuesto ninguna de las cosas típicamente españolas es catalana, (salvo Serrat del que conocíamos sólo su version castellana):  Almodóvar, el flamenco, Saura, la paella, el jamón ibérico, el puchero, Lola Flores, Carmen (la gitana de la ópera y de Rita Hayworth), pertenecen todos a la odiada España, como la letra eñe.

Perdón, una salvedad: la paella es valenciana y como los catalanes proclaman que la región valenciana les pertenece,  por carácter transitivo la paella sería catalana.
Se trata, sin embargo, de un deseo de posesión no correspondido. Los valencianos creen que son... pues eso, valencianos.

La historia de todos los países europeos es (salvando diferencias de forma ) muy similar: reinos y reinitos, ducados, feudos, condados, marquesados, milanesados, que luchan entre ellos hasta que en
algún momento  se produce una unión, con poderes centrales y fronteras que van a configurar a la larga los estados actuales, artificiales y  arbitrarias como cualquier frontera, y que se sacuden de vez en cuando, como durante las guerras mundiales, por ejemplo.

Existen miles de dialectos e idiomas y siempre hubo alguien antes aquí, en nuestra tierra a quien le ocuparon el territorio, por la fuerza o no.

 Es como las capas geológicas, y dependiendo de hasta donde escarbes te encontrarás con distintos orígenes. Y cada uno para la excavadora de la historia donde le conviene.  A ningún político le interesa llegar hasta el neandertal.

Allí donde haya regiones autónomas, el nivel de intensidad separatista variará siempre de forma directamente proporcional a la intensidad de los problemas económicos que los políticos no solucionan. A más problemas más cortina de humo independentista para distraer la atención. No es de extrañar que con la actual crisis financiera Cataluña luche denodadamente por su independencia.

Entonces, de nuevo me pregunto:- dónde estuve yo entonces?

Ahora vivo en Munich, o Monaco di Baviera, como la llaman los italianos para diferenciarla de la  Monaco de Grace Kelly. Los bávaros la llaman Minga..., pero creo que nuestro minga viene del dialecto milanés donde significa: nada.

Es la capital de la región de Baviera, o Bavaria, como se dice en inglés, que yo considero lo más típicamente alemán imaginable, con sus Weißwurst (salchicha blanca) y Weißbier (cerveza de trigo), sus cúpulas en forma de cebolla y sus paisajes de Heidi (aunque estrictamente Heidi  vivía en Suiza cerca de la frontera con Austria).
El plato típico es el Schnitzel, que es una ...milanesa !!!!!, aunque en general de carne magra de cerdo o de pavo y siempre llega acompañada de toneladas de papas fritas, que los alemanes llaman pommes, que en francés quiere decir manzanas, que en alemán se dice apfel  (apfel strudel) y es la fruta mas "popular" como dicen los yanquis , pero en francés pommes de terre son las papas, que los españoles llaman patatas, que fritas en alemán se transforman simplemente en: pommes. Ah, manzanas?  Nooo, papas fritas!

Uno  parece estar dentro de un chiste de Fritz y Franz.

Pero resulta que los bávaros tambien dicen: somos bávaros, después europeos y quizás también alemanes. Me recuerda en parte a los catalanes diciendo :-" Nosotros somos catalanes y europeos", stop (de ahí, en parte).

La región bávara es rica e industrializada  y también recibe inmigrantes de otras zonas mostrando su reticencia a la subvención de zonas más pobres como, por ejemplo,  la antigua Alemania del Este (que se llamaba República Democrática, vaya uno a saber por qué).

En todas partes, en mayor o menor grado, la gente se siente diferente. Dicen: "Somos diferentes" (de esos otros de allá). Y mejores, obviamente, nadie hace tanta alaraca para diferenciarse y terminar siendo igual o peor. A través de la historia y la prehistoria, el hombre y los otros animales hemos acarreado ese instinto territorial que nos hace creer que nosotros los de acá somos mejores que ustedes los de allá, por el simple hecho de que nosotros nacimos aquí, o llegamos antes.
Esto siempre me recuerda aquella escena al principio de 2001 Odisea del Espacio, en que una  manada de primates peleaba a los golpes por su charquito de agua con otro grupo que pretendia instalarse ahí.

Pero volviendo al "nacionalismo" bávaro, se puede decir que es de juguete, un dummy, comparado con el catalán: a veces me entretengo contándoles a mis colegas del trabajo sobre la omnipresencia de la visceral militancia catalanista  y se agarran la cabeza incrédulos.

El manejo del alemán standard es tan importante y bien visto (u oído) como la "bella lingua", en Italia, en desmedro de los cientos de dialectos y lenguas regionales. 

Y  sin embargo, para algunos alemanes Baviera no es la verdadera Alemania. Habas se cuecen por doquier, vio?

Entonces me vuelvo a preguntar:- Donde estoy yo??


Por eso, mi querido amigo:

Si usted vive en California o en Miami y esta convencido de vivir en USA, seguramente encontrará quien lo saque de su error: el verdadero EEUU no esta allí, sino en otro lado...No sé: Utah quizas?




Y vos que sos un porteño piola, que vivís en la Reina del Plata, y pensás que el obelisco está en el centro del mund...digo de la Argentina, tampoco te tranquilicés, que la verdadera Argentina seguramente está en otro lado, en medio de la Pampa, Santiago del Estero o en Tierra del Fuego.

A mí sólo me queda el consuelo de haber vivido en París a los 20 años, con la seguridad de que estaba, y sigue estando (ejem, espero, quiero suponer), en la verdadera Francia.

Oh là là. Siempre nos quedara París...

O no?




Diccionario de argentinismos
Habas se cuecen hasta en USA

1 comentario:

  1. Excelente tu artículo Guillermo, me lo acabo de leer y me he reído bastante. En efecto, estamos en la misma onda. La estupidez humana y la estrechez mental no tiene fronteras. Pero es que la cosa llega, si te fijas, en un nivel hasta de barrio, de vecinos, de família...reducir, reducir y reducir hasta quedarte en tu esfera solito...

    Un abrazo Guillermo, gracias por leerme y espero que podamos intercambiar información más a menudo.

    Borja

    www.borjabandres.com

    ResponderEliminar