Mmm...

Mmm...
Importante: Se agradecen los comentarios, correcciones y críticas del lector

domingo, 8 de mayo de 2016

Turandot, el gordito y la gélida principessa

Mi relación con la ópera siempre fue muy ambigua. Hay cosas que me gustan mucho, en general las arias y coros famosos, los hits, pero rara vez resisto una obra completa, en vivo, sin apoliyarme (quedarme dormido). Y esto dicho con el mayor respeto por los autores,  músicos  e intérpretes que admiro por su gran talento, técnica y dedicación .
Sigfrido y el dragón
Paradójicamente me gustan las larguísimas óperas de Wagner sobre el anillo de los nibelungos, el oro del Rin y lo dioses del Walhalla: Odin, Tor (el del martillo ), Loki (el mismo dios chistoso de la peli La máscara ), con las que la mayoría de lo espectadores dormita largas horas, así  como ocurre con El Señor de los anillos (donde sospechosamente también aparecen un anillo maldito con poderes sobrenaturales, dragones y enanos de varios formatos).

Palau de les Arts
 Sin embargo nunca pude conciliar el aspecto apolíneo de los personajes que conozco desde mi infancia con el de los voluminosos intérpretes operísticos.

Acabo de asistir a una representación filmada en el Palau de les Arts de Valencia de la ópera Turandot, que se proyectaba en una de las salas del mismo emblemático edificio diseñado por Calatrava.

No me aburrí: La música de Puccini es tan hermosa y la trama tan increíble que no dan respiro.

Turandot es una hermosísima princesa china, interpretada por una señora gorda que canta muy bien en italiano.
La Castafiore
 La frígida hija del emperador está empeñada en permanecer célibe en virtud de una milenaria venganza contra los invasores extranjeros que profanaron a una antepasada suya, con la que ella se identifica.
La venganza se ve perpetrada varias veces por año con el siguiente método: Cuando un príncipe de alguna de las provincias del imperio pretende la mano (y el resto) de la gélida pero hermosa gordita (hay que tener mucha imaginación) debe resolver tres enigmas que ella le propone. Si no consigue contestar las 3 adivinanzas el verdugo le corta la cabeza. Que pase el siguiente.
En el año de la acción ya van por el descabezado número 13. Todo un vaticinio.

Un señor gordito que también canta muy bien en italiano resulta ser el apuesto (otra gran concesión a la imaginación) hijo de un rey exiliado en el anonimato. Nadie sabe ni debe saber su nombre hasta el final. Esto es muy importante.

Prince of Persia

El Sr. Gordito asiste casualmente a la ejecucíon pública del último pretendiente fallido, el Príncipe de Persia (como el del videoguego ) - El pueblo (coro) y Gordito piden clemencia para el bello principito, pero la gélida frígida hace seña al verdugo chino (interpretado por un bello efebo de nombre vasco) para que lo
liquide. Todos cantan maravillosamente en italiano.

Ahora viene una de las escenas que provocan mi total perplejidad: Gordito se enamora instantáneamente de Frígida y decide ser la próxima víctima del juego de las advinanzas.

Pin-Pan-Pon
Nada puede disuadirlo: ni su padre ciego y sabio rey exiliado, ni su joven  esclava Liu (no Lucy Liu, sólo Liu) que lo ama secretamente, ni los tres simpáticos y cínicos ministros del verdugo, tres personajes tragicómicos llamados (creansenlón)  Pin, Pon y Pan.

Los tres chinitos Pan, Pin y Pon, le cantan, siempre en italiano, sus historias personales y tratan de convecerlo de no someterse a la crueldad de la gélida Frígida y  su sádico verdugo. Hacen gala de buena onda y sabiduría al aconsejarle que un flaco como él (es un decir), con pinta, guita y título nobiliario, puede tener todas las minas (mujeres) que quiera, mientras que Frígida por más principessa imperial y bella que sea (insisto: hay que tener mucha imaginación) no deja de ser una mujer con dos brazos, dos gambas, una cabeza, etc.

verdugo y víctima
Gordito sigue en sus trece, aunque él  viene a ser en realidad el número catorce.
Los gordis, los tres chiflados chinos y el pueblo-coro siguen siguen cantando maravillosamente en italiano.

Resumiendo, Gordito gana el juego, con música de suspense por parte de la orquesta y el apoyo del coro-populacho que ahora lo aclama tras haberle vaticinado torturas infinitas a manos del verdugo efebo.



Frígida se resiste a aceptar su derrota (claro, por eso es frígida), aunque su padre, el coro-veleta -populacho y  Pin-Pan-Pon  le espetan que no le queda otra.


Acá viene el segundo y quizás más importante fundamento de mi total perplejidad frente a la mente del libretista: Gordito le propone una adivinanza: Si Frígida consigue descubrir cómo se llama él antes del amanecer, él morirá, liberándola de su obligación de desposarlo.
Como nadie lo conoce, el coro-populacho-veleta se vuelve contra él, previendo con justa razón que que la cruel Frígida gorda va a  mandar que los aprieten a ellos para que revelen lo  que no saben.
Es una noche infernal, en la que nadie debe dormir.  De ahí la famosísima y bellísma aria que canta Gordito, Nessun dorma (ninguno duerma, obviamente en italiano, no en chino.)

Ah, bueno. ¿Era por eso? 

Frígida está dispuesta a torturar y matar a quien sea con tal de zafar. No obstante, Gordito, que sólo la vio de lejos (sin tocarla) dos veces, la ama apasionadamente y hace la vista gorda (nunca mejor dicho). El amor todo lo puede.

Y dicho y hecho: la pobre esclava Liu se suicida frente a la tortura, no sin antes confesar su amor por Gordito, callando su nombre  y augurándole felicidad junto a Frígida (que la está torturando a través del verdugo chino efebo vasco) cuando despunte el alba.
Gordito y padre

Ella se resiste
Está claro que Frígida es una loca de libro, aunque no tanto como el libretista.

Aún así Gordito decide terminar de conquistarla antes del amanecer. Tan seguro está el tipo que le confiesa que se llama Cafar, hijo de Timur (ah, eran turcos), pero ella lo rebautiza Amore (insisten con el italiano estos chinos tan excéntricos).

Finalmente todos aparecen cambiados de fiesta listos para comer perdices. La orquesta suena, los Gordis cantan, el coro-veleta  también, aunque no se sabe muy bien si  a favor o en contra de quien.

Chan-chán.

Música excelente, aunque demasiadas concesiones a la imaginación.
¿No le parece?

domingo, 27 de marzo de 2016

Oh, Emir de los creyentes, los tiempos han cambiado.


Cuéntase- pero Alá es más sabio, más prudente, más poderoso y más benéfico- que en lo que transcurrió en la antigúedad del tiempo y en lo pasado de la edad, hubo un rey...
(de "El libro de Las mil noches y una noche")


Siempre me gustó leer. De chiquito (hace ya medio siglo), descubrí Las Mil y una noches (o Las Mil noches y una noche, según la traducción). Eran tres volúmenes muy gordos, impresos en letra apretada y con bellas ilustraciones orientalistas.

La historia central era el tronco de un árbol que se ramificaba en muchos cuentos, algunos de los cuales a su vez contenían otros cuentos narrados por alguno de sus personajes. Al final de cada "rama" los cuentos internos concluían y se cerraba también esa línea principal. Inmediatamente comenzaba otro relato independiente. Había magia, romance, aventuras, violencia, seres fantásticos, y sexo desenfadado a raudales. ¿ Qué más se podía pedir? Todavía no existía Juego de Tronos.



Algunos personajes de los cuentos menos sangrientos y sin sexo fueron adoptados por la literatura y  el cine infantil: Alí babá y los cuarenta ladrones, Simbad el marino, etc.
Aunque usted no lo crea, Aladdin era Aladino y la lámpara maravillosa, antes de que lo agarrara Disney.
En la misma línea de su versión de los Cuentos de Canterbury, Pier Paolo Pasolini filmó, en los años setenta, una Las Mil y una noches bastante gay y proletaria aunque válida, pero muy diferente de mis recuerdos juveniles.
Sé que también existe actualmente una telenovela turca (que no es árabe) con el nombre "Las mil y una noches", de gran éxito en Latinoamérica, pero que nunca vi.
En los libros no había mil cuentos, pero sí mil noches, en las que la bella Scheherezada, Scheherazade, Sherezade, Sherazade o Shahrazadas (en persa: شهرزاد , Shahrzād) distraía con sus encantos narrativos y de los otros, al sultán Schariar, muy ofendido por haber encontrado a su esposa en la cama con un esclavo negro (eran muy racistas). Después de achurar (liquidar) a la sultana y a todas las cortesanas, había decidido llevarse a su lecho real una virgen cada noche (¡era bueno ser rey!) para luego hacerla matar (ya menos cool). Linda historia para Disney.
Muy preocupada por la demografía del reino, la hermosa narradora de cuentos se ofrece como siguiente partner y consigue detener la tragedia noche a noche gracias a sus habilidades multitarea.
En ese momento de su narración, Scheherazada vio aparecer la mañana, y se calló discretamente.
American dad en Arabia Saudita. Obra maestra.
No recuerdo que los personajes fueran abstemios ni reprimidos en general, pero sí que cada dos por tres alababan a Alá y a Mahoma o se mandaban una estrofa de algún poema que describía la sensual belleza de alguna doncella, mandadero o princesa.


El triunfo de Baco, de Velázquez
Omar Jayam o Khayyam fue un matemático, astrónomo y poeta persa que vivió hace unos mil años.
Es más recordado por sus versos que incitaban a un saludable consumo de vino (metafórico o no).
Horacio Guaraní lo parafraseó (según la Wikipedia): "Bebe vino, largos años pasarás bajo la tierra, sin mujer y sin amigos".
Gran sensualidad



Ahora bien: Este gran despliegue de alegre sensualidad tenía como escenarios Bagdad (Iraq), Damasco (Siria), la antigua Persia, que es el actual Irán, etc.
Por si todavía no se dieron cuenta, eran todos mahometanos, como se llamaba cuando yo era pibe (niño) a los musulmanes.

Todos somos Bruselas


Ansina es, don Schariar, oh, Emir de los creyentes,

Parece que los tiempos cambian,
En fin.
Pero Alá es más sabio.
Hoy todos somos Bruselas.




links muy interesantes:

Policía moral
La nueva normalidad
Sumisión, de Michel Houellebecq
tuit de Pérez Reverte

viernes, 18 de marzo de 2016

Tarkus, estrellas y aceitunas vertebradas

Welcome back my friends to the show that never ends...
(de Karn Evil 9 en Brain salad surgery de Emerson Lake &Palmer)

Se suicidó Keith Emerson
Link: Muere Emerson


Saint George
La vida privada de las estrellas nunca me interesó, sean éstas del deporte, del cine o de la de la realeza.
Si me cruzara con alguien de alguna casa real seguramente no lo/la reconocería. Es más, ni siquiera sé como se llama la mayoría de esos supuestos elegidos por la supuesta gracia divina.
En realidad los españoles faranduleros tampoco lo tienen muy claro: Creen que el príncipe de Gales se llama Carlos y llaman Isabel a la reina Elizabeth de Inglaterra.


Sant Jordi
Por otro lado, los catalanes están convencidísimos (por su intensísimo adoctrinamiento) de que San Jorge (Saint George), el patrono de Inglaterra, es Sant Jordi (patrono de Catalunya y nombre del 90% de la población masculina catalana) y que mató al dragón aquí cerquita, en Monblanc, a una hora de viaje (en auto, no en dragón) desde Barcelona.

Ya prudentemente adentrados en el siglo XXI, sabemos que los dragones no existen, (no, los de Juego de Tronos tampoco) y que el más famoso de los Jordis está imputado por robar miles de millones de euros.
Link: Jordi Pujol va a juicio
Pero bueno, Espain is different.


Otro ejemplo de nombres confusos: En España las aceitunas sin carozo se llaman "sin hueso". La palabra carozo no produce en la mente ibérica ninguna reacción de reconocimiento, ni el más mínimo dejá vu. Sospecho que consideran a la aceituna un animal vertebrado.
Esta confusión entre reinos animal y vegetal va aún más lejos: el cada vez más popular sandwich vegetal, se hace con pollo, jamón o atún, huevo, mayonesa y lechuga. Perplejo frente a tan estrafalario apelativo, a través de los años intenté aclararme preguntando a camareros y camareras por qué se llamaba vegetal, pero nunca obtuve una respuesta satisfactoria (ni  ninguna otra, sólo una mirada de desdén). Quizás piensen que no entiendo el nombre porque soy extranjero, lo cual, ahora que lo pienso, es estrictamente cierto.
Pues eso, Espain is different.

sandwich vegetal

We´re so glad you could attend, come inside! come inside!....
 
Volviendo al tema de los famosos, debo confesar un par de excepciones. Hace unos años, me encontré con Joan Manuel Serrat en un aeropuerto y tuve que pedirle un autógrafo para mi hermana, que era fanática. Le dije (a Serrat) que me sentía raro en esa situación y él me contestó que le pasaba lo mismo.
 
Otro caso excepcional (hipotético) sería que me tocara Naomi Watts de compañera de asiento en un vuelo transatlántico (para entendernos: en su faceta de personaje de Conocerás al hombre de tus sueños (You Will Meet a Tall Dark Stranger, de Woody Allen, ). Supongo que inevitablemente terminaría...pidiéndole un autógrafo. Advertencia (Disclaimer): esto es sólo una fantasía.

 
Un compañero de trabajo una vez se cruzó con Eric Clapton en un aeropuerto, y me contó que era petiso (bajito). 

A Emerson, inolvidable, no lo hubiera reconocido por la calle, a pesar de que me siguen resonando sus sonidos de piano, Moog (el Muj en España), con reminiscencias "clásicas", y de sus imitadores, covers, versionadores y plagiarios.  En 2016 todavía esperamos una nueva música tan innovadora como aquella de los 70, hecha hace más de 40 años y todavía más moderna que la del siglo XXI.
 
 

 




Come inside, the show's about to start
guaranteed to blow your head apart!
You´ve got to see the show!
(Karn Evil 9, ELP)


miércoles, 9 de marzo de 2016

Edición aniversario: El fiscal


Frente a las teorías antagónicas aparecidas en la prensa ex oficialista (que nunca existió) y la opositora (que mentía), debo expresar mi extrema sorpresa por la falta de imaginación de periodistas, escritores, jueces y juezas, policías,  fiscales y fiscalas.

Mi perspectiva europea es lejana y está obviamente deformada por los juegos de la memoria, el principio de indeterminación de Heisenberg, la distorsión del espacio-tiempo, los Mercados, la banca internacional, el FMI, la CIA, el KGB (uy, perdón, ya no existe), el Mosad, el M15 y el M16, Frau Merkel, Hollande, Obama, Assange y Snowden, entre otros factores. 

Aun así, o quizás precisamente por ello, se me ocurrió presentar un par de ideas alternativas que son, a mi humilde y desinformado entender, tan probables como la del suicidio no asistido:


A) Muerte accidental: 
El arma se le cayó accidentalmente de la mano y se disparó sola al chocar con el suelo, con tal mala suerte que la bala se le incrustó en la sien.

B) Fue asesinado por Lanata, con evidentes fines desestabilizadores y golpistas. 

C) El crimen fué cometido por un mini-dron, fabricado con nanotecnología capitalista, que entró y salió por el ojo de la cerradura.

D) Idem C, pero el mini-dron estaba controlado por alienígenas de un planeta que se extingue y que nos invaden después de observarnos durante siglos. 


 

Bueno, admitamos que la hipótesis C es un poco tirada de los pelos, pero no olvidemos que:


"Una vez que se descarta lo imposible, lo que queda es la verdad por improbable que parezca". 
Sherlock Holmes 

domingo, 17 de mayo de 2015

Las callecitas de Dachau tienen ese...qué sé yo..., viste?

A escasos kilometros de Munich, está Dachau (pronúnciese Dájau). Es un pueblito pintoresco, como tantos otros de Baviera. Se puede llegar en tren, autobús, coche o bicicleta.
Mi primera visita fue durante su mercado navideño ( una especie de kermesse muy típica de cada ciudad y barrio en Alemania), con su calle peatonal adornada con guirnaldas y atestada de gentes de cien mil raleas (Joan Manuel Serrat dixit), puestos de comidas y bebidas regionales y también tradicionales de los países de origen de los inmigrantes que actualmente pululan por la región .
En sucesivas visitas recorrí el simpático jardín del palacio del siglo XVI desde cuya altura se puede disfrutar de una colorida vista de árboles y casitas de techo a dos aguas, y también caminé por los (en verano) frondosos  bosques, que bordean el río Amper.
La atracción turístico-histórica principal de este agradable Dorf (pueblo) quedaba, indefectiblemente, para la próxima vez.
Quizás entreviendo el final de mi etapa germánica, me resigné al fin a la excursión postergada e inevitable.
Como suele suceder, la realidad resultó menos impresionante que la pesadilla premonitoria. La realidad de la visita. La realidad real sigue siendo impensable.
Setenta años después del fin, Munich, la cuna del huevo de la serpiente (como diría Igmar Bergman) acaba de inaugurar un nuevo Centro de Documentación sobre el  pasado nazi muniqués en la Koenigsplatz (Plaza del Rey, antiguo baluarte nazi, hoy día convertido en zona de museos).
Desde hace décadas, la culpa (inculcada a las generaciones de post guerra y machacada por la educación y los medios) ha cambiado bastante las cosas. Existe oficialmente una especie de discriminación positiva frente los refugiados de países en conflicto y ningún político alemán actual  osaría criticar la política del gobierno israelí (al menos opinable como la de cualquier otro país) a riesgo de convertirse instantáneamente en un cadáver político.

Bueno, en fin, que todo sea para bien.


Konzentrationslager Dachau Memorial en 2015
And the Germans killed the Jews
And the Jews killed the Arabs
And the Arabs killed the hostages
And that is the news
And is it any wonder
That the monkey's confused?
  
Extracto de "Perfect sense" (del álbum "Amused to death") de Roger Waters, 1992






jueves, 2 de abril de 2015

Edición conmemorativa del 2 de abril: Malvinas, Beatles y bombachas gauchescas


Is all that we see or seem
But a dream within a dream? (Un sueño dentro de un
sueño)
(E.A.Poe)

En 1963, Philip.K. Dick recibió el premio Hugo, algo así como el Oscar de la ciencia ficción por su novela El hombre en el castillo (The Man in the High Castle,1962).  Dick en ese entonces no era muy popular, como dicen los yanquis,  ya que sus sorprendentes ideas, escritas en los años 50, 60 y 70 todavía no habían sido transformadas por el cine de Hollywood en violentas películas de acción (Blade runner, Minority report, Total recall, Paycheck, etc).
En El hombre en el castillo, una novela ucrónica o de historia alternativa, Dick imagina un mundo distópico donde los nazis ganaron  la Segunda Guerra Mundial y los países del “Eje", Alemania, Japón e Italia, ocupan y dominan, con distintos grados de poder relativo, el resto del planeta. De ahí lo de "distópico".
En realidad no fue el único en concebir esa idea: hubo varias novelas y alguna que otra peliculita que también jugaron con el tema.
Plagiando la trama, se me ocurrió hace años un pequeño “experimento mental”, como decía Einstein. Imaginemos lo siguiente, aplicando el “What if…?”(Qué pasaría si..?) como en una historia de ciencia ficción:

 En 1982 Argentina ganó la guerra de las Malvinas.

Ver link: La gota que derramó el vaso
Los medios de difusión sólo transmiten rock nacional, tango,
folklore, y música latinoamericana. El jazz, la música de los Beatles,Yes, Genesis, Jethro Tull, Led Zeppelin, King Crimson, Oasis, los Carpenters, Frank Sinatra, Barry Manilow,  y cualquier otro grupo o intérprete musical  inglés o que cante en inglés están prohibidos, son underground y subversivos. Difundirlos o escucharlos se paga con cárcel, multas o palizas.


Sólo se proyecta cine nacional. Desaparecen las series yanquis de la TV.

Se prohíben los jeans, la minifalda y la corbata, por ser símbolos de la forma de vestir del enemigo. La moda se vuelve telúricamente estilizada. Los hombres usan bombachas de gaucho y las mujeres, polleras (faldas), blusas de criollita y se peinan con trenzas.

El té y el café, infusiones apátridas, son reemplazados obligatoriamente por el mate autóctono, o en su defecto, el mate cocido castrense, a libre elección del consumidor.

El ejército argentino recupera su prestigio y crece su poder. Miles de jóvenes se incorporan a sus filas voluntariamente y los grandes empresarios lo siguen apoyando.
Se prohíben y queman públicamente las obras de todos los escritores extranjeros. Sí, también Freud.

Galtieri es honrado como héroe nacional con un monumento en la avenida 9 de Julio, frente al Obelisco, y su gloria perdura después de su  muerte - inalterada en la ucronía - por los efectos del alcohol.
Lo suceden varias juntas de militares genocidas que no escatiman torturas, desapariciones y corrupciones.

Durante décadas siguen escaseando los derechos humanos. No existen las leyes de Punto Final, ni de Obediencia Debida, ni amnistías porque a nadie se le ocurre juzgar a las juntas por sus crímenes.

Hay mercado negro de jeans, discos de jazz, Los Beatles y Frank Sinatra, y también de libros de Ray Bradbury y Freud.

Los malvinenses o kelpers, sin comerla ni beberla, pasan de ser súbditos de una democracia centenaria del primer mundo a la opresión de una feroz dictadura militar del tercero. Los recursos naturales de las islas recuperadas a los piratas son rápida e inexorablemente dilapidados por los milicos vendepatria.





Pero surge una esperanza: Nace un movimiento de jóvenes rebeldes, que empieza reuniéndose en la clandestinidad para escuchar la música prohibida: Los Beatles. También ven en secreto películas de Woody Allen y hasta se arriesgan temerariamente oyéndolo tocar el clarinete con su orquesta de jazz antiguo. Intuyen que otra forma de vida es posible y terminan convirtiéndose en la fuerza inspiradora que algún día en el futuro traerá la ansiada libertad.  

Ah, usan jeans, a escondidas, debajo de las bombachas de gaucho.

 Chan-chán     (¿Continuará?)







domingo, 29 de marzo de 2015

Reflexiones de altura (a 10.000 m)

Volando sobre los Alpes franceses

Queridos amigos:
Heme aquí nuevamente en Munich, de vuelta desde Barcelona en avión de Lufthansa, obviamente sano y salvo después de haber sobrevolado la zona alpina del fatídico y reciente no-accidente.
En el asiento de al lado, un hombretón miraba los Alpes por la ventanilla retorciéndose las manos con nerviosismo.
-Don't worry- le dije yo, con mi habitual tranquilidad en esta situaciones, bajo los efectos de 0,25 mg de clonazepan. -Esta es la ruta que hacen todos los vuelos que van desde Barcelona a  Munich, Düsseldorf, Berlin, Zurich, Milán, etc. Todos pasan varias veces al día sobre los Alpes franceses después de sobrevolar Marsella y Niza. Además, para Lufthansa (una de las aerolíneas más seguras del mundo) sería como sacarse la lotería al revés dos veces seguidas en una semana. Que otro fanático del vuelo a vela despechado se lanzara a planear -ineficazmente-en vuelo rasante, (una teoría que se me acaba de ocurrir) sobre sus amados Alpes tendría una probabilidad de un pico o femto millonésimo en cien mil millones. Es decir muy baja, 0,00000000000000000000....0001%.
El vuelo fue muy tranquilo, aparte de unas normalísimas micro-turbulencias sobre los Alpes, momentos en los cuales otros pasajeros se daban vuelta retorciéndose las manos y el cogote de un lado para otro. 
El grandote resultó ser un simpático ingeniero croata que trabajaba en un gran crucero turístico y que iba de regreso a su hogar en la bella Dubrovnic a pasar sus vacaciones.  
El hombretón balcánico declaró que era un viajero frecuente, como el que suscribe, y que no temía volar, aunque le daba cierto repeluz sobrevolar esa zona tan trágica, que casualmente tiene la única vista interesante en este vuelo de casi dos horas.
Link: Seinfeld y el miedo a volar
Esto me recordó un capítulo del inolvidable Seinfeld, en que él dice que no tiene miedo de volar, pero comprende a la gente que lo tiene, ya que los seres humanos no podemos volar. Una persona tiene miedo de volar así como un  pez tiene miedo de conducir. Si pusiéramos un pez al volante de un coche, de repente diría:-"Esto no está bien, no debería estar haciendo esto, esto no es lo mío".

Volviendo a la tragedia, los datos conocidos llevan a deducciones tranquilizantes para los viajeros, absolución del avión y sus mecanismos. Todo lo contrario para los familiares de las víctimas y del copiloto-victimario.
Parece surrealista que la ley alemana no contemple la comunicación de la baja por parte del médico a la compañía. El resultado de las revisiones (del copiloto, no del avión) queda en las manos (y la mente) del empleado, que puede ocultarlas, como en este caso.
Milagro alemán:
Sin embargo, esto no sorprende, conociendo un poco la kafkiana mentalidad alemana, que vive en la ilusión de que todo está OK mientras se cumplan ritualmente unas complicadísimas (a veces retorcidísimas) reglas y protocolos, aunque en realidad la cosa esté fuera de control.
Quizás un tordo (doctor) de cualquier otro país, con la misma  cantidad de dedos de frente pero menos protocolar, menos "organizado" y más espontáneo, lo hubiera mandado al frente, avisando "que este flaco no puede volar ni mamado (ni sobrio, ni de ninguna manera) hasta nuevo aviso". 
link:Típica y recontra típica mentalidad alemana 

De todos modos, no me gustaría estar en los zapatos del médico, y muchísimo menos en sus calzoncillos.

Advertencia - Disclaimer: esto es sólo una opinión subjetiva y personal, sin ánimo de acusar ni culpar a nadie, ni de ofender a ninguna etnia que se considere superior a las demás por su pretendido nivel de organización, limpieza y reglamentación.

Con el debido respeto y mi más sentido pésame...













lunes, 16 de marzo de 2015

El fiscal - Edición aniversario


Frente a las teorías antagónicas aparecidas en la prensa oficialista (que no existe) y la opositora, debo expresar mi sorpresa por la falta de imaginación de periodistas, escritores, jueces y juezas, policías,  fiscales y fiscalas.

Mi perspectiva europea es lejana y está obviamente deformada por los juegos de la memoria, el principio de indeterminación de Heisenberg, la distorsión del espacio-tiempo, los Mercados, la banca internacional, el FMI, la CIA, el KGB (uy, perdón, ya no existe), el Mosad, el M15 y el M16, Frau Merkel, Hollande, Obama, Assange y Snowden, entre otros factores. 

Aun así, o quizás precisamente por ello, se me ocurrió presentar un par de ideas alternativas que son, a mi humilde y desinformado entender, tan probables como la del suicidio no asistido:


A) Muerte accidental: 
El arma se le cayó accidentalmente de la mano y se disparó sola al chocar con el suelo, con tal mala suerte que la bala se le incrustó en la sien.

B) Fue asesinado por Lanata, con evidentes fines desestabilizadores y golpistas. 

C) El crimen fué cometido por un mini-dron, fabricado con nanotecnología capitalista, que entró y salió por el ojo de la cerradura.

D) Idem C, pero el mini-dron estaba controlado por alienígenas de un planeta que se extingue y que nos invaden después de observarnos durante siglos. 


 

Bueno, admitamos que la hipótesis C es un poco tirada de los pelos, pero no olvidemos que:


"Una vez que se descarta lo imposible, lo que queda es la verdad por improbable que parezca". 
Sherlock Holmes 

viernes, 27 de febrero de 2015

Invisible


Quién ha visto un electrón, o un quark?
Y al famoso bosón de Higgs? Quién lo vio?
Higgs. Aunque no directamente.

En "La tabla rasa", Steven Pinker dice que nuestro cerebro está preparado para entender de forma intuitiva unos conceptos, pero otros no. Por ejemplo, la trayectoria de un tiro parabólico se entiende, "se ve" de manera intuitiva. No así el efecto de un campo electromagnético, aunque sea igual de real. Hay ideologías (económicas, políticas, etc), que se apoyan en lo intuitivo y obvian (o rechazan) lo que se le opone, aunque sea racional y empíricamente obvio.  Por eso enganchan.

Hurí.
Sin embargo, hay otras ideologías que se apoyan en lo no visible ni entendible intuitivamente. También enganchan.

Las 72 huríes, vírgenes del paraiso (masculino) de cierta religión quizás estén en el mismo plano de la (no) existencia que la tetera celestial de Bertrand Russell. Alguien las ha visto?

Mmm, parece que nadie pensó en el  paraiso de las mujeres. Habrá 72 hombres vírgenes?

De cualquier manera, encontrarse con 72 anhelantes vírgenes de cualquier sexo (obviamente apetecible para el flamante occiso/a) parece más bien un castigo infernal digno de un cuadro de Brueghel. O no?



                   Ah, la famosa Tetera espacial de B.Russell:
Si yo sugiriera que entre la Tierra y Marte hay una tetera de porcelana que gira alrededor del Sol en una órbita elíptica, nadie podría refutar mi aseveración, siempre que me cuidara de añadir que la tetera es demasiado pequeña como para ser vista aun por los telescopios más potentes. Pero si yo dijera que, puesto que mi aseveración no puede ser refutada, dudar de ella es de una presuntuosidad intolerable por parte de la razón humana, se pensaría con toda razón que estoy diciendo tonterías. Sin embargo, si la existencia de tal tetera se afirmara en libros antiguos, si se enseñara cada domingo como verdad sagrada, si se instalara en la mente de los niños en la escuela, la vacilación para creer en su existencia sería un signo de excentricidad, y quien dudara merecería la atención de un psiquiatra en un tiempo ilustrado, o la del inquisidor en tiempos anteriores.



Lo esencial es invisible a los ojos. El Principito.

Enlace: Steven Pinker en Redes de Punset